Mi Sitio: Home | Fotos |



UN AMOR DE 20 AÑOS

Muy cerca a cumplir 20 años de casados, siento que viene bien expresar como pareja, nuestro punto de vista del matrimonio, es decir, comunicar lo que como esposos consideramos ha sido durante estos años nuestra vida de familia.

Lo primero que tendría que decir es que Dios, padre bueno, nos ha bendecido con tres maravillosos hijos, a los que amamos inmensamente, digo esto, porque siento que todo padre que ama, ve a sus hijos como un regalo estupendo, ellos, nuestros hijos son la mejor expresión de nuestro amor, con ellos efectivamente, la palabra hogar, adquiere todo su sentido.

Pienso que hemos podido llegar hasta esta etapa de nuestro matrimonio, gracias a Dios, el ha sido el primer gran amigo que nos ha acompañado durante estos años, junto a el hemos ido avanzando cada día y es a él a quien hemos sentido presente en cada instante de nuestra vida matrimonial, creo que Dios siempre nos ha acompañado, su presencia nos ha ayudado a comprender, y perdonar; nos ha dado fuerzas para hacer frente a los retos y dificultades que la vida nos ha ido presentando, estamos seguros que el cuida que nuestro amor de esposos no disminuya sino más bien crezca y se vea fortalecido a partir del amor de nuestros hijos.

Debo decir también, que hemos procurado darnos un espacio de atención, pequeños detalles que siento han ayudado a mantener nuestro amor de esposos.

Son veinte años de vida matrimonial, hemos pasado de todo: alegrías, tristezas, riñas, nos hemos molestado, como cualquier pareja, pero hemos tratado de vencer nuestro egoísmo personal y nuestro orgullo pensando tan sólo en cuidar nuestro hogar.

Nuestros hijos aún están en una ètapa de formación, pero nos alegra saber que vivimos unidos, a veces el sólo hecho de reunirnos a contar nuestras vivencias, escuchar sus experiencias de cada día, reír juntos, nos hace pensar que no hay necesidad de hacer cosas extraordinarias para lograr la felicidad que buscamos.

Hoy tras estos años que han pasado, puedo ver y evidenciar a partir de mis hijos, que el amor nutre, une y hace crecer a la pareja.

Posteado por Marco Alberca 6:34 a. m. 2 comentarios Vínculos a esta publicación  



La verdadera alegría de la Navidad.


Desde pequeño, me ha ilusionado el tema y el tiempo de la navidad, es más me sigue colmando de ilusión, y es que siempre la he sentido y la he visto como un tiempo en que la alegría y la paz cobran una inmensa fuerza, las cosas se ven, se sienten y se hacen de una manera distinta a como las hacemos a lo largo del año. Las personas nos vemos, nos tratamos de una manera distinta a la de todo el año, en fin hay algo muy especial en la navidad.

Gracias a mis padres aprendí que la navidad es un tiempo en el que Dios nos da la oportunidad de comprender cuanto nos ama, toda vez que nos concede a su hijo, para por medio de Él alcanzarnos la salvación. Y es así que el Hijo de Dios se hace hombre y nace en medio de nosotros, la escena bíblica que nos presenta el evangelista, se encarga de darle forma a este magno acontecimiento “Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. Y aquí tienen la señal: encontraran un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.” De pronto, en torno al ángel, apareció una legión del ejercito celestial, que alababa a Dios, diciendo: “Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.” (Lc. 2, 11 – 14).

Después de leer y meditar esta escena solo puedo terminar diciendo que grande, bueno y humilde es Dios, no se puede entender de otra manera, solo aquel que ama de verdad puede despojarse de la forma que lo ha hecho Dios, es el inmenso amor que nos tiene, el que le ha llevado a no pensar en Él, sino en nosotros.

Tan bien lo hemos entendido los hombres que, pienso que no hay un rincón en el mundo, donde no se simbolice de alguna forma este acontecimiento, digo esto porque a lo largo de la historia de la humanidad han ido surgiendo una serie de doctrinas, regímenes totalitarios, corrientes y sistemas filosóficos que han tratado de llevar al hombre por un camino distinto al de Dios y sin embrago aquí estamos, el hombre no ha olvidado a Dios, le sigue teniendo muy presente, por una sencilla razón, es su Dios.

Que hermoso ha sido poder ver todos estos años, repetirse una y otra vez este acontecimiento, que sencillez y al mismo tiempo que grandeza la de la navidad.

Sin embargo, resulta penoso, ver como a veces el mismo hombre, en su afán de buscarse a si mismo, va tratando de darle otro sentido a la navidad, un sentido comercial y material que busca mostrarnos que aún la navidad es nuestra, aún el cumpleaños de Jesús le debe ser arrebatado, es decir debemos de celebrar la navidad pensando sólo en nosotros no en Jesús que nace, debemos regalarnos nosotros, no buscar un regalo a Jesús.

No nos perdamos en esa parte material que está haciendo que se olvide el verdadero sentido de este tiempo navideño, tomemos como referente a María ella supo apostar por la verdad y esa verdad le abrió el camino a la felicidad junto a Dios.

La vida es una continua lucha por alcanzar la verdadera felicidad, esforcémonos por vivirla con sincera humildad, está en nosotros, en nuestro esfuerzo diario por hacer bien las cosas, dejemos que Jesús nazca en nuestros corazones, cada día del año, eso hará que la vida la veamos y la sintamos de manera distinta.
Hoy al concluir este año, convendría hacer un recuento de nuestros actos y ver que tan humilde ha sido nuestro proceder, en casa con nuestros hijos, en el trabajo a la hora de comunicarnos, al momento de desarrollar nuestras funciones.

Resulta oportuno también el que con mayor frecuencia echemos una mirada contemplativa a este tiempo, no olvidemos que la navidad llega para nosotros como un regalo de Dios, que por puro amor nos regala a su Hijo, por eso es importote entender que si la vivimos con autenticidad la navidad nos dispone a tratar de ser mejores. Ese es el afán de Dios que seamos mejores cada día.

Posteado por Marco Alberca 6:40 a. m. 0 comentarios Vínculos a esta publicación  



A mis ex alumnas de la promoción 2005


Me preguntaba en estos últimos días de este año escolar que concluye, que poder escribirles a cada una de uds. Mis queridas alumnas de la promoción 2005 “Core Iesu Fons Vitae” (“Corazón de Jesús Fuente de Vida”) son tantos los recuerdos y las cosas que me vienen a la mente, que disfrutaría haciendo mención a cada una de ellas, sin embargo pienso que el momento amerita el referirme a este futuro inmediato de cada una de uds. Les conozco a cada una, imagino sus rostros y creo ver en ellos un deseo de felicidad inmenso, ansias de superación y un sincero anhelo de éxito profesional, por eso les pido a cada una, esfuércense por ser mejores cada día, luchen por alcanzar las metas que a lo largo de estos últimos días se han ido trazando, recuerden que la vida nos ha sido dada para hacerla fructificar a partir de el esfuerzo diario que pongamos en cada una de las acciones que realicemos.

Ahora que terminan está segunda étapa de su vida, no olviden que se inicia otra en la que ya no habrá mucha compañía, ya no habrá tras cada una de uds. mis jóvenes ex alumnas, una persona que les diga como deben de actuar, o como deben de conducirse. Es una étapa en la que deben sacar a relucir todo lo que a lo largo de estos años han aprendido, todos esperamos, y me refiero a sus padres y a nosotros sus maestros que lleguen para cada una de uds. los éxitos, confiamos en que los sabrán buscar en el día a día de su vida. Tan sólo tienen que ponerle ganas a todo lo que decidan emprender. Los tiempos que les está tocando vivir así lo exigen, es decir a partir de ahora esfuerzo, esfuerzo y cada vez más esfuerzo.

Antes de concluir quisiera en principio agradecer a cada una de uds. por una sencilla razón: se han dejado acompañar, se han dejado formar, por quienes hemos sido sus maestros, quiero también felicitarles por haber culminado esta étapa de su vida, y quiero también desearles lo mejor a cada una de uds., quiero finalmente pedirle a Dios, sea para uds. la fuente que les de vida y les acompañe siempre.

Promoción “Core Iesu Fons Vitae”, hagan honor a su nombre.

Dios les bendiga.

Posteado por Marco Alberca 12:43 p. m. 0 comentarios Vínculos a esta publicación  



LA EDUCACIÒN Y LOS VALORES

Cada día me convenzo más de que la educación se encuentra muy vinculada al mundo de los valores, y es que resulta evidente manifestar que “la conexión entre educación y valores comienza en el hecho de que la educación implica una referencia esencial a los valores, en el doble sentido de que si se educa es precisamente porque se desea conseguir unos valores y, por lo mismo, la educación consiste en una formación de valores en el individuo: se trata de que éste llegue a tener adecuadas ideas y comportamientos sociales, ideológicos, estéticos, morales, etc., lo cual supone que acepte y cultive los correspondientes valores”. (QUINTANA CABANAS, 1998: 216). Sin embargo, cada día me convenzo más aún de que nos estamos alejando de aquellos auténticos valores que ciertamente deben de ayudar a crecer al hombre como persona.

Todo parece indicar que no acabamos de entender que no es cuestión tan solo de pensar en los valores, como simples spot publicitarios, que impactan y llaman la atención, pero que lamentablemente, en algunos casos quienes los usan como carta de presentación se están quedando tan solo en ese plano, el de la publicidad, de lo que se trata hoy en día es de incorporar los valores a nuestra vida, a partir de una adecuada orientación y educación de los mismos, se trata también de optar por aquellos valores que puedan ayudarnos a mejorar de manera personal, para luego buscar mejorar la sociedad que nos ha tocado vivir, con miras claro está a detener esta escalada de violencia en la que día a día nos vamos viendo cada vez más envueltos, violencia en el hogar, en la escuela, en la sociedad, violencia en nuestro ser interior, basta con echarle una mirada a la televisión y lo que percibiremos es la triste realidad humana reflejada en actos de corrupción , crímenes, secuestros, violencia familiar, en fin, es triste ponerse a pensar como la vida del hombre se va apartando cada vez más de su verdadero sentido.

Resulta vital para nuestras aspiraciones humanas, el que dirijamos nuestra mirada a los valores, a aquellos auténticos valores, que nos ayuden a retomar el sentido de nuestra vida, para lograrlo es necesario replantearnos la pregunta ¿qué entendemos por valores?, ¿Qué papel juegan en nuestra vida?

El prof. David Isaacs considera que: “un valor es algo que uno aprecia. Por eso existen valores materiales y valores inmateriales. De allí que la educación en valores supone poner delante del alumno algún valor para que lo pueda conocer. Podrá conocer los valores porque aparecen en la actuación de un personaje en una novela, en la conducta de personas importantes de la historia, en la actuación diaria de sus profesores y compañeros etc. Por tanto, en cuanto un alumno llegue a darse cuenta de algo que luego aprecia (Me gusta, esto es para mí) está dando valor a lo que aprecia”.

Los valores, a decir de Susana Frisancho, son “anteojos”, “filtros” desde los cuales se examina la realidad y desde los que se actúa. Pueden ser personales, sociales (convencionales) o tener aspiraciones de universalidad (valores morales), pero en esencia orientan nuestras conductas y el acercamiento a la realidad.

Nuestro problema, es que hemos asumido la práctica de los valores desde nuestra visión personal de mundo, esto como es lógico apunta a darle a los valores un sentido de conveniencias o preferencias, (realizo las cosas siempre y cuando me convengan o simplemente selecciono valores de acuerdo a mis gustos). El inconveniente es que tal vez aquel valor seleccionado valga para mí, pero no para los demás, por una sencilla razón, los demás lo reciben como algo impuesto y los valores no se pueden imponer, atraen por si mismos.

Los valores deben ayudarnos a mejorar como personas, deben propiciar un mejor y mayor entendimiento entre los seres humanos, para ello debemos optar por aquellos valores que tengan sentido universal, me refiero a valores morales que: ayuden a las personas a respetarse así mismas, siendo honestas y autenticas, valores que ayuden a respetar la vida de los demás, que propicien una adecuada convivencia, en fin que nos permitan encarar la vida de una manera más autónoma. Y es que efectivamente necesitamos actuar por nosotros mismos, necesitamos encarar la vida con criterios claros que nos permitan establecer juicios de valor, pero a partir de lo que yo como persona sea capaz de reconocer, no a partir de lo que los demás me impongan.

Tenemos un problema en la actualidad, vivimos la vida de manera heterónoma y de lo que se trata es vivir la vida, o mejor aún, darle a la vida, nuestra vida, un sentido cada vez más autónomo, es decir debemos aprender a tomar decisiones por nosotros mismos pero no de manera aislada, todo lo contrario, de lo que se trata es de formar personas que aprendan a tomar decisiones junto a otras personas que les puedan ir ayudando a descubrir el camino que deben seguir, no señalárselo, sino más bien acompañarles en el camino, de tal forma que sea la propia persona la que finalmente llegue a tomar sus propias decisiones de vida.

Finalmente recordar que los valores hay que ponerlos en práctica a partir de la convivencia diaria, el hogar y la escuela son los ambientes ideales donde podemos ejercitarlos, por lo tanto es tarea de los padres y educadores el preparar dichos ambientes de tal forma que los hijos y alumnos a la vez, sean capaces de descubrir por ellos mismos dichos valores, a partir claro está de lo que sus mayores les vayan mostrando a lo largo de suproceso de crecimiento.

Vale la pena el esfuerzo, sobre todo si lo que vamos a lograr es en este caso ayudar a formar cada día mejores personas.

Posteado por Marco Alberca 11:26 a. m. 0 comentarios Vínculos a esta publicación  



Alcanzar la Felicidad..., depende de cada uno.



Conforme van pasando los años, nuestra vida se va viendo enfrascada en un continuo y rutinario trajinar, a tal punto que casi no tenemos espacio para detenernos a reflexionar en torno a este don maravillo que es la vida y que nos ha sido dado por pura gratuidad.

Alegrías, tristezas, enfados, situaciones problemáticas, angustias, miedos y temores parecen ir marcando nuestro diario vivir, tenemos tiempo para todo y para todos, menos para nosotros mismos, caminamos por la vida tratando de cumplir con un sinnúmero de personas y de cosas, pero lamentablemente no cumplimos con nosotros mismos, y eso no es bueno, por una sencilla razón, estamos desatendiendo nuestro ser personal.

Si se nos ha dado la vida es para que a través de ella alcancemos la felicidad, pero no esa felicidad efímera, caduca, que a veces vemos esfumarse alrededor nuestro, sino aquella que perdura a pesar de las contradicciones o avatares del día a día, esa felicidad, la verdadera felicidad solo se alcanza, poniendo los medios para ser mejor.

Siempre me ha impactado aquel pasaje del “joven rico” [Lc. 18, 18 – 24], él quería ser feliz, es por eso que buscó a Jesús, sin embargo a la hora de optar, de escoger por aquello que realmente le pudiese dar lo que el buscaba, no fue capaz de renunciar a sus apegos, a sus egoísmos, a sus placeres, a sus falsos orgullos y lamentablemente, aunque estuvo frente a la verdadera felicidad, renuncio a ella. Es curioso pero pienso que a veces nos sucede lo mismo, anhelamos ser felices, pero equivocamos el camino, debemos de preocuparnos por vivir mejor, esto es buscar que nuestra vida valga la pena ser vivida, darle un sentido, marcarle un rumbo.

Es bueno de vez en cuando hacer un alto en nuestro diario caminar, para repasar y ver como estamos llevando nuestra existencia, nuestra vida, estoy seguro que nos encontraremos con grandes sorpresas.

Nos acercamos al fin del año, y creo que es un tiempo oportuno para reflexionar de cara a Dios, dejarnos conducir por Él, ordenar y mejorar nuestro actuar, en nosotros mismos, con nuestro prójimo y sobre todo con el Creador, toda vez que le debemos nuestro ser.

Estamos a tiempo de recomenzar, reorientando nuestra vida, pensemos que Dios nos ha puesto en este mundo para que a partir de nuestro esfuerzo diario alcancemos un día esa felicidad que buscamos.

Cuanta razón tenía San Agustín cuando dijo “Nos hiciste, Señor, para ti y nuestro corazón estará insatisfecho hasta que descanse en tí...” hay en el hombre una sed de felicidad inmensa, es por eso que vive como vive y su vida pierde su horizonte cada vez que se aleja de Dios, por el contrario sólo cuando le descubre presente dentro de si, todo cambia, todo se torna distinto, todo adquiere un nuevo sentido, y es que sólo en Dios hayamos paz y tranquilidad, sólo en El la vida adquiere su verdadera y real dimensión.

Nos encontramos muy cerca de la Navidad, tiempo de alegría y gozo, de saber que Dios una vez más nace en nuestro corazón, pero antes de celebrarla , o mejor dicho, para celebrar de verdad la navidad, tenemos que vivir el adviento, cuatro semanas que nos permitirán prepararnos para recibir a Jesús, cuatro semanas en las que podremos revisar nuestro andar con miras a mejorar y abrir nuestro corazón a Dios, dejar que Él vaya adentrándose en nuestro ser, al punto de llegar algún día a decir como San Pablo: “Ya no vivo yo, es Cristo que vive en mí” (Gál 2, 20) .

Démonos la oportunidad de encontrarnos a nosotros mismos, para poder luego salir al enc
uentro de quienes nos quieren y esperan de nosotros, mayor atención, aprecio, y cariño, recordemos que nadie da lo que no tiene, y es que la ausencia de Dios en el corazón, trae consigo una ausencia de felicidad que termina por hacernos caer en un profundo vació existencial, de allí la necesidad de buscar a Dios, sintiéndonos necesitados de Él y afirmando al igual que Pedro: “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna” [Jn 6, 68] no dejemos de pensar que si no nos llenamos del calor de Dios muchos morirán de frió.

Posteado por Marco Alberca 4:29 p. m. 1 comentarios Vínculos a esta publicación  



SER PADRE… ES AYUDAR AL HIJO A SER FELIZ


A lo largo de nuestra vida, nos hemos preparado para muchas cosas, sin embargo cuando llegó el momento de asumir la paternidad, no hubo mayor preparación, aprendimos en el camino.

Quienes tenemos la dicha de llamarnos “padres” sabemos que son los años los que nos van otorgando un cierto grado de experiencia y autoridad en este tema. Tan solo se requiere apertura y buena voluntad. Luego, el tiempo será el encargado de enseñarnos a sortear el sinnúmero de dificultades que en el camino se irán presentando, Alegrías y tristeza, errores y aciertos nos van dando la oportunidad de aprender a guiar a nuestros hijos en su crecimiento como personas.

Por eso considero que ser padre, es básicamente ser maestro, digo esto por una sencilla razón, los hijos aprenden a amar a partir del amor que descubren en sus padres, aprenden a perdonar viendo a sus padres perdonarse, y es que los hijos vienen al mundo completamente indefensos, con una serie de potencialidades que necesitan ser desplegadas, entonces, quien mejor que sus padres para mostrarles el camino a seguir.

Se dice que los padres son los primeros y grandes educadores de sus hijos, cuanta verdad encierra esta frase, toda vez que los hijos aprenden de las vivencias, de los ejemplos y testimonios de vida de sus padres, a este propósito viene bien considerar , aquella frase del poeta Rabindranath Tagore: “No es el martillo el que deja perfectas las piedras, sino el agua con su danza y canción”.

No son las llamadas de atención , las reprimendas las que nos ayudan a formar a los hijos, son los consejos y orientaciones de los padres dentro del hogar lo que finalmente ayuda a crecer. Negarnos a compartir nuestra vida con ellos, es negarles la posibilidad de crecer junto a quienes deben ser su modelo.

Los hijos aprenden a ser buenas personas compartiendo con sus padres, cuando un padre no asume con ilusión su misión, sino que abandona a su suerte al hijo, pensando que el solo está en condiciones de prepararse para la vida, pone en riesgo su realización como persona.

Padres, procurémonos un espacio para reflexionar con seriedad y en profundidad, que es lo que queremos realmente para nuestros hijos, estoy seguro que todos coincidiremos en afirmar que lo que verdaderamente buscamos es su felicidad, será sencillo enseñarles a ser felices, si como padres les mostramos que verdaderamente lo somos.

Recordemos esto, educamos con el ejemplo.

Posteado por Marco Alberca 3:30 a. m. 4 comentarios Vínculos a esta publicación  



EL DIOS EN QUIEN CREEMOS...

Si de verdad, nosotros que nos llamamos cristianos, aprendiésemos a vivir de cara a Dios, o tal vez tan solo nos diésemos la oportunidad de reflexionar en torno a su amor reflejado en su hijo Jesucristo, que ofreció su vida por amor a los hombres , el mundo sería distinto.
Nuestro problema es que seguimos viendo la vida desde nuestro particular modo de ser, y todo parece indicar que nuestra visión es muy subjetiva, un amigo me decía que quiere ser mejor, lucha por ser mejor, pero al mismo tiempo siente que no encuentra solución a sus problemas, y es que piensa que Dios, su dios, o no le oye, o no le puede ayudar, ¡que pena!, ¿verdad? en que hemos convertido a Dios ¿en un superman?, que sí, tal vez tiene algún podercito, pero que finalmente cuando tiene frente a si, un poco de kriptonita, desfallece, se debilita por completo y no puede por lo tanto hacer nada de lo que se supone como dios debe hacer.
Que pena, que sigamos pensando que Dios es así de pequeño y débil, si nos dejásemos conducir por dios, el Dios autentico, lo primero que deberíamos hacer es, aprender a entender aquella frase tan maravillosa de San Lucas, en el pasaje de la anunciación que nos dice "PARA DIOS NO HAY NADA IMPOSIBLE"(Lc. 1, 37)… Por eso es Dios, ¡verdad que sí!.
Solo en Dios hallaremos la paz y felicidad que buscamos en cada día de nuestra vida, lo único que tenemos que hacer es buscarle y luego dejarnos conducir por el.
Andamos preocupados buscando solucionar las cosas de Dios desde nuestra óptica y olvidamos que el es quien le ha dado el ser a las cosas y por tanto nadie mejor que Él para saber que es lo que necesitamos, nadie mejor que Él para guiar nuestra vida.
No nos dejemos ganar por este mundo que cada día se ve más secularizado, dirijamos nuestra mirada a Dios, al Dios de la verdad y dejemos que el sea verdaderamente el piloto de nuestra nave, que con mano firme nos conduzca a buen puerto, el puerto de la FELICIDAD.

Posteado por Marco Alberca 1:28 a. m. 3 comentarios Vínculos a esta publicación  



MAESTROS, APOSTEMOS POR UNA AUTENTICA EDUCACIÒN EN VALORES

Vivimos tiempos difíciles, y es que debido en gran parte al fenómeno de la globalización y la masificación, el hombre va perdiendo sus costumbres, su vida familiar y social se va volviendo cada vez más fría, tensa y vacía .
Nuestras decisiones y por consiguiente las acciones que realizamos, casi nunca las pensamos, actuamos guiados tan solo por nuestros estados de animo. Intereses y conveniencias, se abren paso, para dirigir nuestra vida.
Esta forma de reaccionar ante cada una de las situaciones descritas, manifiesta que el hombre está atravesando por una crisis de vida, que lo lleva a vivir desalentado, desencantado, confundido, harto de promesas incumplidas, sin un horizonte claro que le ayude a alcanzar esa felicidad que anhela y lleva guardada muy dentro de si.
Todo esto tiene una causa evidente, en la vida del hombre, hay una ausencia de trascendencia, es decir “Se ha pasado de una ética del esfuerzo a una ética de la diversión”. Y esto es triste porque nos estamos dejando ganar por una cultura de la indiferencia que lo único que está consiguiendo es llevar al hombre a su auto destrucción.
La pregunta que nos debemos hacer a partir de este momento es: ¿se puede vivir así?, como educadores que somos, podemos darnos el lujo, de dejar que la vida de quienes van a ser el futuro de nuestra sociedad, ¿siga este rumbo?, ¿Puede una persona vivir sin valores? ¿Qué papel le corresponde asumir a la educación, con respecto a la Educación en Valores?
En un mundo tan cambiante y con miras a que el ser humano se vea cada vez más envuelto en la despersonalización y la indiferencia se hace necesario que los valores sean asumidos de tal forma que puedan ser relacionados con los fines de la educación.
Creo que todos nos damos cuenta de lo importante que son los valores en nuestra vida, prueba de ello es que hoy en día todos los campos de la investigación recurren a los valores como una alternativa de mejora.
Creo también, que todos los que como maestros nos vemos cada día inmersos en la tarea de educar, nos damos cuenta que la educación no puede estar al margen de un tema tan importante como es el de los valores por una sencilla razón, queremos formar personas autenticas, que sepan asumir la vida no solo a partir de conocimientos adquiridos en el ámbito profesional, queremos personas que sepan afrontar los retos que la vida les presenta día tras día, y para lograrlo , no cabe duda que debemos esforzarnos por desarrollar una educación en valores que ayude a formar para la vida.
Necesitamos reordenar la vida del hombre a partir de una verdadera Educación en Valores, y digo esto porque no vamos a lograr educar a nuestros alumnos si primero nosotros, maestros no nos reeducamos, tomando conciencia de que solo lograremos nuestros objetivos si empezamos a ser lo que queremos que nuestros alumnos sean.
Queremos alumnos justos, enseñemos con el testimonio, la justicia, queremos alumnos auténticos, tenemos que serlo entre nosotros mismos, queremos alumnos bien formados, tenemos que formarnos en todo aquellos que queremos que ellos sean.
Me pregunto que es lo que lleva a jóvenes que empiezan a vivir la vida, a perder la ilusión de vivir, ¿que es lo que hace que personas que tienen un futuro por delante, finalmente se sientan hastiados de vivir, y vean su vida, su entorno, con apatía?, ¿dónde estuvieron sus padres para educarles?, ¿dónde estuvimos nosotros sus maestros para orientarles y hacerles ver que la vida hay que vivirla con ilusión, sabiendo distinguir lo bueno de lo malo?.
Nos estamos equivocando, nos preocupamos más por instruir que por formar, y aquí son los propios padres de los alumnos los que no acaban de entender, que lo más importante es ayudar a los hijos a crecer como personas, no llenar de conocimientos sus mentes. No es mi intenciòn restarle importancia a la parte cognitiva, pero tengamos cuidado de no considerarla como unica y exclusiva fuente de crecimiento del ser humano.
Maestros, tenemos que hacer un alto en nuestra tarea y preguntarnos que necesitan verdaderamente nuestros alumnos, démonos un espacio para reflexionar con seriedad, se nos ha llamado a vivir una vocación maravillosa, no la desperdiciemos, pensemos que son personas las que trabajan muy junto a nosotros y nos necesitan para poder llegar a ser algún día mejores personas.
Interesémonos por hacer de nuestra práctica docente un verdadero apostolado en el que nuestros alumnos sean los grandes beneficiados y porque no decirlo, nosotros también en la medida que apostemos por ser cada dìa mejores personas, mejores padres, mejores maestros.
Los valores nos deben interesar porque su práctica trae consigo la perfección del hombre, educar es aspirar a la perfección del hombre, por lo tanto es a partir de una bien intencionada educación en Valores que lograremos que nuestros alumnos puedan llegar a ser mejores personas, mejores profesionales y finalmente mejores ciudadanos dentro de una sociedad que necesita hoy más que nunca ser reorientada.

Posteado por Marco Alberca 7:37 p. m. 5 comentarios Vínculos a esta publicación  



TODA UNA VIDA ENTREGADA AL SERVICO DE DIOS

Padre Fernando Basabe, partió a su encuetro definitivo con Dios.
Como buen soldado de la Compañia de Jesús, hizo de su vida un infatigable y amoroso servicio al Padre, aún su enfermedad, pienso que fue una forma de ofrecer a Dios todo su amor, quienes tuvimos la suerte de conocerlo, creo que me entenderán.
Bastaba verle y oírle predicar, dirigir un retiro, o celebrar laMisa, para descubrir lo enamorado que estaba de Dios, a veces pienso que eso hacia que exigiese a todos los que tenía la oportunidad de llegar, mayor entrega y verdadero compromiso cristiano.
Son muchas las cosas que vienen a mi mente, todos ellos recuerdos muy hermosos, su manera tan particular de dirigir espiritualmente, su preocupación por las personas, su gentileza, su sencillez y sobre todo su sentido del humor.
Por eso, al enterarme de su partida, algo me dice que su encuentro con Dios en el cielo debe haber sido muy hermoso, pues ahora, goza de todo aquello que predicó.
Pido a Dios por el, y a el le pido que desde el cielo nos siga acompañando.
Dios te bendiga padre Fernando.

Posteado por Marco Alberca 11:32 p. m. 11 comentarios Vínculos a esta publicación  



LOS VAIVENES DE LA VIDA.

Resulta curioso ponerse a pensar de vez en cuando, lo divertida o tal vez absurda que puede resultar para algunas personas la vida, es verdad, se puede decir que depende de la perspectiva con que se le analice.
Para algunas personas la vida carece de sentido, y es que tal vez para este sector de gente, su paso por el mundo no tiene valor, viven por vivir, enfrascados en un sin fin de problemas que lamentablemente no les deja ver con claridad aquel horizonte, que por cierto, cada vez se va tornando más y más lejano.
Otros sin embargo viven con ilusión su día a día, la pregunta es ¿Qué les mueve a vivir tan animados?.
La respuesta es simple y categórica, le han hallado sentido a su existencia. Desde esta perspectiva podemos decir que hay alegría y deseo de vivir cuando descubrimos que la vida que tenemos no es nuestra, no nos pertenece, la hemos recibido como regalo, para ser administrada y cuidada, el saber cuidarla, hará que podamos ir descubriendo con el paso de los años que vale la pena vivir aún a pesar del sin número de dificultades que nos toque enfrentar, es más, dichos problemas serán como el acicate que ayudará a ponerle ganas, ilusión y verdadera alegría a cada una de las experiencias de vida que nos toque vivir.
La vida tiene sus vaivenes, depende de como la asumamos para que esta se torne feliz o infeliz. Cada día que pasa debe constituirse en todo un reto para cada uno de nosotros, tenemos que preocuparnos por hallarle un verdadero sentido a nuestra existencia, esa es nuestra responsabilidad y nuestra tarea, la vida no la hemos recibido para mirarla lamentando nuestra suerte, la vida la hemos recibido para hacerla fructífera. No nos desanimemos, pensando que tal vez estamos solos en este diario escalar la montaña de la vida, pues no lo estamos, hay alguien que siempre camina a nuestro lado y vela porque cada día nuestro vivir alcance su pleno y autentico sentido.
Lo que tenemos que hacer es buscarle sin desanimar, y cuando le descubramos, dejémonos conducir por Él, si así lo hacemos veremos que todo cambia pues para Él nada es imposible, nos basta su gracia.
¡Vive feliz!, sabiendo que Dios te ama.

Posteado por Marco Alberca 7:08 p. m. 1 comentarios Vínculos a esta publicación  



SEÑOR JESÙS


Concédeme Señor, saber ponerme en tu presencia.
Aleja de mi las malas inclinaciones,
que puedan perturbar mi amistad contigo.

Señor que jamás dude de tu amor y misericordia,
que mi oración nunca llegue a ser un monólogo,
sino un dialogo permanente contigo.

Haz, Padre, que sepa dolerme de mis faltas.
Ayúdame a permanecer siempre a tu lado.
Aparta de mi todo gozo que no provenga de ti.

Concédeme señor un corazón de pobre,
para saber servirte.
Concédeme la sabiduría para descubrir
las cosas buenas y verdaderas que me permitan ser feliz.

Concédeme la paciencia y la perseverancia,
para tomar las mejores decisiones que hagan al mundo sonreír.

Señor, soy tuyo, todo lo que quieras de mi, te lo doy,
que nunca te ponga condiciones,
que sepa plasmar en mi vida la tuya, Señor

Ayúdame Jesús con la misión que ahora me encomiendas…
Señor por el amor que me tienes, quiero intentar,
hacer feliz a todos mis semejantes y especialmente a Ti.

Lic. Marco Antonio Alberca Balarezo

Posteado por Marco Alberca 4:54 p. m. 2 comentarios Vínculos a esta publicación  



UN AMIGO, UN PADRE, UN SACERDOTE DE DIOS…

Quienes le conocimos, siendo aún adolescentes, aprendimos de el a amar a Dios, nos mostró de manera sencilla que Dios nos ama porque es Padre y que es bueno saber corresponder como hijos a ese amor.
Particularmente siempre le vi como el padre bueno, atento, gentil y preocupado que a pesar de la distancia siempre está pendiente de sus hijos. Una llamada, una visita a Chiclayo (Perú) si se podía, una reunión de grupo, siempre había para el un espacio para compartir aquella bonita amistad que el tiempo se encargo de hacerla cada vez más fuerte.
Hoy ya no está, goza del amor de Dios, pero sus amigos e hijos espirituales, que compartimos vivencias, que aprendimos a ver la vida de cara a Dios le seguimos teniendo muy presente.
Se que Dios lo tiene junto a El, se tambien que algún día Dios nos reunirá y podré entonces decirle ¡ gracias por todo, Padre Alfredo!

Posteado por Marco Alberca 4:44 p. m. 0 comentarios Vínculos a esta publicación  



CHICLAYO: SEDE DE XVIII CONVENCIÓN DE COLEGIOS CATÓLICOS

Chiclayo ciudad de la amistad, acogera por espacio de cuatro días a maestros de todo el Perú, y es que en esta calida tierra norteña se desarrollará del 09 al 12 de Octubre la XVIII Convención Nacional de Maestros Catòlicos.
No cabe duda que será una hermosa experiencia de vida, maestros de todo el Perú tendran la oportunidad de establecer un dialogo intercultural, aí como compartir e intercambiar experiencias de vida al analizar temas de vital importancia para la Educaciòn Peruana que busca dìa tras dìa mejorar con miras a brindar a las futuras generaciones una adecuada formaciòn.
Estoy seguro que serà todo un exito, asì es que nos vamos preparando para este magno acontecimiento.
Como Chiclayano, agradesco y felicito a los Directivos y organizadores del Consorcio de Colegios Católicos por designar a Chiclayo sede de este encuentro.

Posteado por Marco Alberca 8:19 a. m. 0 comentarios Vínculos a esta publicación  



APRENDI A SER MAESTRO EN EL CHECA

Con el paso de los años, al igual que aquel miembro de una familia integrada aprende a amar a sus padres y hermanos en el diario convivir, yo también he aprendido a querer a este mi colegio “Rosa María Checa”, lo he visto crecer, y puedo decir que he crecido aquí; y hoy al cabo de veinte años de permanencia, me doy cuenta que los años enseñan o mejor, llegas a aprender con el paso y el peso de los años.
Haber tenido la fortuna de compartir experiencias educativas con directoras, religiosas, sacerdotes, profesores, padres de familia, promociones, alumnas de todos los grados, han hecho que aprenda de todos ellos, y es así que del sin número de cosas que tuve la suerte de vivir, aprendí a escuchar , pues me di cuenta de que todos merecemos ser atendidos, aprendí que cada una de mis alumnas son personas y que más allá de los conocimientos lo que buscan es que alguien les de un instante de su tiempo , tiempo que por cierto, les permitirá abrir su corazón , de tal forma que puedan recibir aquella orientación que les ayude a crecer y descubrirse.
Estoy aquí porque he comprendido que Dios me trajo a este colegio, sin yo haberlo pensado ni buscado .Que Dios ha sido providente conmigo, y que lo es con todos, pues pienso que nos ha traído aquí por algo especial, que son más las alegrías que las tristezas las que he podido encontrar en mi vida día a día, aquí en el “Rosa María Checa” , como algunos lo hemos llamado. Todo esto me lleva a concluir diciendo que vale la pena estar aquí.
Lic. Marco Alberca Balarezo
Coord. de Actividades y Pastoral

Posteado por Marco Alberca 7:53 a. m. 1 comentarios Vínculos a esta publicación  



LLAMADOS A VIVIR NUESTRA FE EN LA ESCUELA



Toda escuela católica que se precie de serlo debe tener como meta, lograr que quienes la integran lleguen a vivir según el modelo de vida que nos presenta Jesucristo. El colegio Rosa María Checa institución educativa Confesional, promovida por el obispado de Chiclayo viene asumiendo desde hace varios años atrás el reto de educar para la vida, claro está, una vida buena que tenga como centro a Cristo, de allí que nuestra primera preocupación sea formar una comunidad cristiana adulta que a partir del testimonio de vida de padres y trabajadores se esfuerce cada día por ayudar a niñas y jóvenes a desarrollar su proyecto de vida, esto es, un proyecto que no solo apunte a desarrollar en ellas cogniciones, sino que también apunte a atender aquella parte anímica de la persona que hoy más que nunca reclama ser atendida.
Este año al celebrar nuestro cuadragésimo segundo aniversario creemos que es bueno dar gracias a Dios por permitirnos, a lo largo de estos años, acompañar a nuestras educandas en su proceso de desarrollo,
Somos conscientes que esta tarea no puede ni debe ser obra de una sola persona; todo lo contrario, en el día a día de nuestra institución procuramos que se vea plasmado el esfuerzo y la entrega de todos y cada uno de los miembros de la comunidad educativa, con el único fin de que todos se sientan comprometidos y sobre todo llamados a vivenciar su fe desde el lugar que les corresponda.
Renovamos nuestro compromiso de seguir ofreciendo a nuestra comunidad una adecuada formación en la fe a partir de una Pastoral de conjunto que abarca preparación de los sacramentos del Bautismo, Eucaristía y Confirmación, asimismo queremos que nuestras pequeñas alumnas se sientan comprometidas con la tarea de evangelizar mediante su participación constante en el programa de la Infancia Misionera. Estamos convencidos que Los profesores deben compartir con los padres la responsabilidad de educar a los chicos y en muchas ocasiones concienciar a los padres de que son ellos los primeros y principales educadores y que la colaboración entre la familia y el centro es una responsabilidad compartida, de allí que hemos puesto toda nuestra atención en el Programa de Escuela de Padres que venimos desarrollando a lo largo del año en el colegio y que hemos denominado “Lazos Familiares”. Para poder desarrollar este trabajo pastoral contamos con el servicio de capellanía a cargo de los padres Miguel Mori y Edwin Santacruz, quienes con su especial carisma brindan su servicio apostólico a las alumnas, padres de familia y trabajadores de nuestra institución.
Nuestro deseo es trabajar la Pastoral como centralidad, esto es crear una disposición espiritual y actitudinal permanente en toda la comunidad educativa para actuar y dar signos de cristianos convencidos y comprometidos en dar testimonio de nuestra fe a través de nuestras vivencias diarias.
Este año muy en sintonía con los objetivos del proyecto pastoral de la diócesis nos hemos visto animados a vivir con verdadero espíritu cristiano El AÑO DE LA EUCARISTÌA, de igual manera, Monseñor Jesús Molinè Labarta nos a invitado a participar de LA GRAN MISIÒN, como colegio confesional, hemos asumido este llamado, a partir de nuestro lema, que este año, lo hemos denominado: “JESUS EUCARISTÌA, NOS LLAMA A EVANGELIZAR”

Prof. Marco Alberca Balarezo
Coord.. de Actividades y Pastoral

Posteado por Marco Alberca 1:57 p. m. 1 comentarios Vínculos a esta publicación  



MAESTROS PERSONALIZADOS, EN MEDIO DE UNA SOCIEDAD DESPERSONALIZADA

Educar es ir más allá de la simple transmisión de conocimientos, no podemos quedarnos en el plano de la mera instrucción. Si la educación se concibe como todo un proceso de perfeccionamiento intencional de la persona humana, entonces, no cabe duda que tenemos que fijar toda nuestra atención e intención en la formación de la persona.

Los tiempos que nos ha tocado vivir, han hecho que vayamos olvidando el verdadero sentido que encierra el ser maestro. Aun recuerdo, particularmente, las palabras de uno de mis maestros, quien al ingresar por primera vez y dirigirse a la clase, dijo: “Yo voy a ser para ustedes un MAO, es decir, seré su Maestro, su Amigo, y su Orientador”, con el paso de los años me he dado cuenta que aquellas palabras encerraban una gran verdad. Y es que para ser maestro no existe un límite de edad, se requiere vocación, esfuerzo y algo muy importante, aplicar en uno mismo todo aquello que se quiere enseñar.

Es por ello que tenemos que Personalizar la Educación, debemos tomar conciencia de que como maestros estamos llamados a asumir un estilo, una forma de ser docente, que supone una cierta normatividad en el quehacer educativo e implica un estilo de educador que tendrá particular incidencia en el estilo de aprendizaje del alumno. Desde el punto de vista cognitivo, el docente está llamado a orientar y guiar el proceso de aprendizaje de cada uno de sus alumnos, procurando dar solución a los problemas que se puedan suscitar en el desarrollo de las sesiones de aprendizaje, lo más importante es hacer que sus estudiantes reflexionen sobre lo aprendido, ofreciéndole los medios que los lleve a alcanzar la verdad que busca. En síntesis “el maestro no debe hacer el camino a sus alumnos, sino que les debe acompañar mientras ellos lo van descubriendo” (R.J Trossero)

Ser maestro es comprender que nuestros alumnos esperan de nosotros no sólo técnicas de estudio, ejercicios, fechas históricas o fórmulas físicas, sino que también debemos detenernos a escucharlos. Creo que es oportuno recordar el testimonio del padre José Martín Descalzo: “No tengo nada contra las matemáticas. Pero que maravilla si los profesores que trataron de enseñarme, y que por cierto, algunas cosas las he olvidado, me hubieran también hablado de sus vidas, de sus esperanzas, de lo que a ellos les había enseñado el tiempo y el dolor”. Es triste pensar que nuestros alumnos nos recuerdan como el maestro renegón, apático, distante y lejano.

Debemos aprender a ser amigos de nuestros alumnos, que vean en nosotros a una persona en quien confiar y a quien acudir en la dificultad. El peligro de la relación docente – alumno es que se quede en la mera relación didáctica. Elevémosla hacia una relación más completa a través de la comunicación eficaz, para efectuar un verdadero proceso de orientación que ayude a los estudiantes a desarrollar capacidades para conocerse así mismo, al mundo que lo rodea y descubra también el sentido de su vida y logre hacer frente a los problemas que ella le plantea.
En resumen encaminarlo hacia la construcción de su proyecto de vida personal, ésta es una tarea que no sólo compete a aquellos maestros que han recibido el encargo de ser tutores de aula, sino de todos los que tenemos que trabajar con alumnos, debemos apuntar a la formación de la voluntad y al perfeccionamiento de la persona, por medio del desarrollo de valores, los mismos que estamos seguros no llegarán a los alumnos a través de simples clases teóricas, ni de simples consejos y sermones, que tanto niños y jóvenes están cansados de escuchar, sino del ejemplo y del testimonio de vida. Ghandi, dijo algo muy importante, “el verdadero libro para el alumnos es el maestro”, cuanta verdad encierran estas palabras, pues se trata de hacer que nuestros alumnos lean y aprendan a partir de esa diaria interrelación con sus maestros. Resulta inmensamente necesario, en medio de una sociedad despersonalizada, lograr personalizar al maestro, con miras a formar jóvenes auténticamente personalizados.

Lic. Marco Antonio Alberca Balarezo

Posteado por Marco Alberca 1:47 p. m. 2 comentarios Vínculos a esta publicación