Mi Sitio: Home | Fotos |



¿Cómo atendemos a nuestros hijos?

Muy a propósito de lo que debe ser una gran preocupación de los padres y las escuelas, me refiero a la educación de los hijos, considero importante tomar en cuenta las palabras del juez de menores Emilio Calatayud Pérez al referirse a lo que debe ser la atención que debemos poner los padres, las escuelas y la sociedad misma, respecto al cuidado y acompañamiento que debemos brindar a nuestros hijos. Les invito a visionar este video.

Posteado por Marco Alberca 8:57 a. m. 1 comentarios Vínculos a esta publicación  



A propósito del Adviento…

En algún momento de mi vida, alguien me recordó que ser cristiano era ser “uno en Cristo”, San Pablo me hizo comprender aquellas palabras, con las suyas: “Vivo yo, pero no soy yo, es Cristo quien vive en mi”. Hoy después de muchos años, voy comprendiendo el profundo sentido de lo dicho.

No basta con llamarnos cristianos, debemos aprender a serlo a partir del día a día, lo veo en Pablo de Tarso, en su proceso de conversión, en su entrega sincera, en su testimonio de vida y aún en su muerte.

El que descubre a Dios, o mejor dicho, aquel que llega a tener un encuentro verdadero con Jesús, no vuelve a ser el mismo, algo sucede, la vida cambia, pues todo se empieza a ver desde otra perspectiva, casos hay muchos , a Mateo le bastó una mirada, a Zaqueo un compartir, a la Samaritana un dialogo, a San Ignacio una enfermedad, lo cierto es que todos ellos no fueron los mismos a partir de ese encuentro personal con Jesús.

Y es que sólo así se aprende a vivir en cristiano, dejando atrás, todo aquello que me impide ser de Dios, dejando que mi vida sea empapada por el amor de Dios, pero para ello al igual que muchos, muchos cristianos, debo empezar por dejarme conducir.

Estamos iniciando este hermoso tiempo de Adviento, digo esto, porque en verdad es hermoso, son cuatro semanas en las que se nos da la posibilidad de propiciar un encuentro con el Señor, todo depende de que nos dejemos conducir y al igual que tantos y tantos santos cristianos permitamos que Jesús se adueñe de nuestros corazones y nos haga distintos.

El problema está en el hecho de que parece ser que nos hemos acostumbrado a vivir como vivimos, sabemos que andamos mal, nos damos cuenta que no somos felices haciendo lo que hacemos, y sin embargo no somos capaces de de hacer un alto y ver que no podemos seguir así.

Aprovechemos este tiempo para intentar ir retirando de nuestra vida todo aquello que nos aleja del amor verdadero, quitemos los obstáculos que no nos dejan alcanzar la verdad, esforcémonos por ser verdaderamente felices, tan sólo se requiere buena intención en el actuar, una profunda fe, fruto del conocimiento diario de quien sabemos nos ama y por supuesto mucha oración, con aquel que sabemos nunca falla. El resto se nos dará por añadidura.

Posteado por Marco Alberca 7:47 a. m. 0 comentarios Vínculos a esta publicación  



Sólo hay una cosa importante

Si tan sólo aprendiesemos a conocer a Dios, igual que el niño aprende a conocer a su padre, todo sería distinto, no necesitariamos mayores argumentos, bastaría ese conocimiento que surge del día a día lo que nos permitiría descubrir el inmenso amor que Él nos tiene.

Cuando en el camino de la vida, al igual que San Mateo, nos encontramos cara a cara con Dios, la vida se vuelve dstinta, todo cambia, es a partir de ese instante que "sólo hay una cosa importante", a decir de San Pablo "vivire yo, pero no seré yo, Cristo vivirá en mi", me hará distinto, mi vida adquirirá su verdadero sentido. Podrá venir lo que tenga que venir, todo resultará insignificante con tal de hacer la voluntad de Dios, "todo lo podremos en aquel que nos conforta", y es que sencillamente habremos elegido la mejor parte.

La hermana Glenda, nos expresa a través de su canción que sólo hay una cosa verdaderamente importante en la vida, descubrir el amor de un Dios que finalmente nos conoce desde siempre y nos quiere a su lado.

Posteado por Marco Alberca 4:56 a. m. 2 comentarios Vínculos a esta publicación  



Formar a los futuros políticos

Posteado por Marco Alberca 9:44 a. m. 0 comentarios Vínculos a esta publicación  



Un Testimonio de amistad.

Los años pasan, y con ellos una carga de recuerdos y nostalgias en torno al hecho de si lo realizado a lo largo de la vida ha valido la pena ser desarrollado.

Soy maestro y cada día descubro algo nuevo en torno a mi profesión, en principio, que hay que tener vocación, luego mucha paciencia y optimismo para seguir bregando día a día en una carrera que no es muy comprendida ni valorada, pero que si se vive con ilusión te va dejando la satisfacción del trabajo bien hecho y sobre todo te da la posibilidad de con los años vas viendo que la semilla que se fue esparciendo de una y otra forma va dando sus frutos.

Es una labor callada, a veces dura por el mismo hecho de no ser reconocida en su momento, pero que resulta finalmente inmensamente grato, el poder constatar que todo aquello que de alguna manera diste a tus alumnas, a lo largo de su proceso de formación, de una u otra manera queda en ellos, y es que se llega a cumplir aquella frase bíblica que dice: “Así que por sus frutos los reconoceréis” (Mt. 7, 15-20). Es ahora al cabo de más de veinte años de docencia, que puedo decir que lo sembrado llega a fructificar en la medida que la semilla haya calado en el terreno. Me refiero al hecho de que todo aquello que como docente das o diste a tus alumnos, y me refiero no solo a la parte informativa, sino también a la formativa finalmente queda en cada uno de ellos.

Lo acabo de constatar, hace unos días he vivido una de las experiencias más tiernas de mi vida y que casualmente me han hecho pensar que vale la pena ser maestro, a pesar de que quizás quienes deberían valorar y reconocer tu labor finalmente lo pasan desapercibido.

Después de diez años me reunía hace unos días con un grupo de alumnas de una promoción muy singular y especial, (Prom. Marco Alberca Balarezo) sí es verdad, tal vez todas no estuvieron, por un sinnúmero de razones, pero las que lo hicieron me hicieron notar con sus palabras, sus gestos, sus atenciones que la imagen del Maestro siempre queda en nuestra mente y en nuestro corazón.

Esta experiencia me ha hecho pensar que la amistad, venga de donde venga, en mi caso se dio a partir de la relación maestro - alumnas, sólo requirió de sinceridad, transparencia y espacios de tiempo en el día a día, el escuchar a mis alumnas a lo largo de la reunión, un continuo gracias por todo, ha sido más que suficiente para poder decir una y mil veces, vale la pena ser maestro

Vicky , Ely, Romina, Liz , Paola, Erika, Evelyn, Shadia, Milagros, gracias a cada una de uds. por todo, por su aprecio, por su tiempo y por la alegría de saber que todo lo que un maestro hace por sus alumnos no se pierde en el tiempo, todo lo contrario, permanece para siempre.

Posteado por Marco Alberca 8:07 p. m. 4 comentarios Vínculos a esta publicación  



Importancia de la memoria.

La memoria juega un papel muy importante dentro de la vida del hombre, toda vez que forma parte de nuestra conciencia y constituye la base de nuestra identidad. Sin ella no lograríamos conservar los conocimientos y por consiguiente no sabríamos movernos en el mundo, justamente porque no sabríamos reconocernos como parte de el. Es más, no habría forma de desenvolvernos, no tendríamos en claro quienes somos y al no saber quienes somos es obvio que no poseeríamos identidad y no lograríamos reconocernos como parte de un todo y finalmente, no podríamos relacionarnos con el mundo que nos rodea.

La memoria ha permitido al hombre conservar a lo largo de la historia: sus costumbres, creencias y tradiciones, también podría decir que es la memoria la que permite que el hombre a través del olvido haga a un lado un sinfín de hechos que a lo largo del tiempo han podido lastimar su vivir.

La memoria es sin duda muy valiosa para la vida del hombre, toda vez que que le ha permitido a lo largo de la historia, desarrollar su cultura.

Posteado por Marco Alberca 11:06 a. m. 5 comentarios Vínculos a esta publicación  



La Reconciliación, una manifestación del Amor inagotable de Dios.

Ser católico es vivir la vida muy de la mano de Dios, ser católico es asumir como norma de vida la misma vida que Cristo vivió, ser católico es irradiar a todos los que caminan junto a mi aquella vida de gracia en la que el Espíritu de Dios se nos da.

Este es el ideal de vida al cual todos los que nos llamamos católicos aspiramos, muchas veces y de distinta manera por cierto se ve oscurecido por aquella otra triste realidad que lamentablemente camina también junto a nosotros, el pecado.

Ese pecado, que hace que el hombre vaya perdiendo de vista el horizonte de vida al cual se encuentra llamado.

Todos somos conscientes de lo terrible que es el pecado, sin embargo incurrimos en el, esto es lo más triste, sabemos lo malo que es el pecado, pero no somos capaces de alejarnos de el. El problema, o mejor dicho nuestro problema es que casi siempre confiamos en nosotros mismos, esto es en nuestras solas fuerzas, pensamos que solos podemos hacerlo todo, y la verdad es que con tristeza descubrimos, que no es así. Somos seres necesitados, del amor de Dios, de su gracia.

Si hay algo que no debemos olvidar es el hecho de que “los cristianos estamos llamados a la santidad”; y para alcanzarla, es claro que hay que vivir en gracia de Dios; es verdad, y lo venimos diciendo, podemos perder la gracia bautismal por el pecado mortal, que mata la vida sobrenatural del alma y rompe la amistad y la comunión con Dios. De allí que el Papa Juan Pablo II, siempre nos recordaba que el pecado, es un acto suicida, porque ante todo, el hombre se daña a sí mismo, destruyendo toda obra buena.

Y es así , entonces que “Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia” (Rom. 5, 20) No hay pecado que Dios no quiera perdonar a través de la Cruz de su Hijo, si nos arrepentimos de él: el arrepentimiento, el reconocimiento del pecado, es ya la puerta del perdón, no olvidemos que El Señor Jesús ha instituido el sacramento de la penitencia, que se llama también y muy adecuadamente "Sacramento de la Reconciliación" o Confesión, para perdonar los pecados cometidos después del Bautismo y abrirnos así la puerta a la reconciliación con Dios.

El Señor ha venido a ocuparse de los pecadores: “No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores a penitencia” (Lc. 5, 32) . Y el mismo nos ha explicado el amor que está dispuesto a derrochar para quien lo necesite en las parábolas de la oveja descarriada, de la dracma perdida y del hijo pródigo, que recoge juntas San Lucas.

El amor de Dios es inmenso, basta echarle una mirada a la parábola del hijo prodigo, y lo que descubriremos es la descripción de un Dios que por sobretodo es Padre y como tal se deshace de amor por sus hijos. … En ella vemos como Dios ama tanto que no toma en consideración lo que nosotros, sus hijos, en muchas ocasiones asumimos como respuesta.

Esta parábola es la más larga y también la más bella en ella se nos narra la historia d aquel hijo, que cansado de vivir junto a su padre, solicita la parte de su herencia y se va. Cuando le van mal las cosas decide volver a su casa para poder comer. Su planteamiento no es muy noble, porque está arrepentido por el hambre que pasa. Pero el centro de la parábola es este en el que el padre sale al encuentro del hijo.

Así sucede con Dios: siempre está dispuesto a perdonarnos y a tratarnos como hijos que vuelven a su amistad. Y por su misericordia, ha querido establecer un medio especial para que podamos expresar nuestro arrepentimiento y estar seguros de su perdón, es la RECONCILIACIÓN o la confesión sacramental. Dios ha querido que la Iglesia, en su nombre, a través del misterio de la muerte de Cristo, perdone los pecados. Dios quiere que acudamos a este sacramento, siempre que tenemos conciencia de haber cometido un pecado grave.

No cabe duda que el amor de Dios es infinito, siempre está dispuesto a salir a nuestro encuentro, para brindarnos todo su amor, dejémonos ganar por su amor, no pongamos obstáculo a su gracia, recordemos que sólo alcanzaremos la verdadera felicidad de la mano de Dios.

Posteado por Marco Alberca 7:29 p. m. 0 comentarios Vínculos a esta publicación  



Vivir para ser felices

Vivimos la vida, casi siempre cual si fuese un pesado lastre, al cual hay que arrastrar porque sencillamente no nos queda otra cosa por hacer. Olvidando o mejor dicho, no queriendo intentar ver el verdadero sentido y valor de esta nuestra existencia. Son los problemas del día a día que se van acrecentando y van logrando oscurecer nuestra visión de las cosas o simplemente el haber aprendido a vegetar o caminar rutinariamente, lo que hace que mi vida, tu vida, su vida, esa vida, aquella vida, cada día pierda su horizonte.

Resulta verdaderamente importante, el que de cuando en cuando hagamos un alto en nuestro caminar, para reflexionar en torno al valor e importancia de la vida que nos ha tocado vivir.

Quienes somos adultos y de alguna manera tenemos ingerencia en los niños y jóvenes, debemos interiorizar con más fuerza el sentido de la vida, puesto que es a nosotros, padres de familia, profesores, orientadores, a quienes se nos encomienda de alguna manera el acompañar y ayudar a darle sentido a la vida de tantos niños y jóvenes que intentan aprender a caminar por si solos, a veces sin rumbo claro, y lo que es más lamentable, caminar imitando a muchos adultos que consideran que sus vidas no valen la pena ser vividas. Que tristeza el tener como modelos de vida a quienes no tienen nada que ofrecer pues su vida no es más que un pozo seco, oscuro y profundo.

Debemos llegar a entender que Dios no nos ha dado la vida para sufrir, no tendría sentido; la vida, Dios nos la ha dado para ser felices, para fructificar con ella, para alcanzar metas, para realizarnos como personas, para hacer frente a los problemas del día a día, es claro que sólo lo lograremos con esfuerzo con tesón, con garbo, con verdadero deseo de hacer bien las cosas.

Posteado por Marco Alberca 4:01 p. m. 1 comentarios Vínculos a esta publicación  



¡Vivamos, como nos corresponde vivir!...

La adolescencia y la juventud, son dos etapas muy importantes dentro del proceso de desarrollo del ser humano, van marcando el final del proceso de maduración. Son etapas de búsqueda y de encuentro, el adolescente anhela ser el mismo pero aún no acaba de hallarse, necesita de referentes, de personas que puedan encaminarle, orientarle en cuanto a la razón de ser de su existencia.

Hoy más que nunca en este mundo tan cambiante y convulsionado por ese fenómeno llamado despersonalización, necesitamos ayudar a nuestros adolescentes a encontrar un horizonte claro, despejado, que les permita ver con claridad la vida, necesitamos mostrarles que la vida bien vivida es causa de intenso gozo, que no es cuestión de dejarnos llevar por el día a día, asumiendo con cinismo la vida, sino más bien esforzándonos por llegar a esa etapa de la juventud con perspectivas claras que nos permitan asumir con fe e ilusión nuestro vivir, no permitamos que nuestros jóvenes y adultos del mañana se pierdan en el tiempo ahogados por una maraña de desilusiones, producto de su desorientación y sobretodo de nuestra despreocupación que como adultos mostramos ya sea como padres, como maestros o simplemente como meros acompañantes “topetes” de ese banal y rutinario vivir.

Parece mentira, pero es verdad, los adultos de hoy, olvidamos con facilidad que un día también fuimos adolescentes, y esto es justamente lo trágico, lo lamentable, el no poder o no querer ver que nuestros jóvenes necesitan de un buen padre, un buen maestro, un buen amigo, que realmente esté dispuesto a ofrecerles un pequeño espacio de de su tiempo, para simplemente oírles, atenderles y animarles a vivir la vida con alegría.

Ayudemos a detener este mar de desenfreno y violencia en el cual van cayendo nuestros adolescentes y jóvenes, ayudemos desde nuestro lugar a darle un sentido verdadero y autentico a las vidas de tantos chicos y chicas que con sus gritos, escándalos, poses grotescas y desenfado al hablar, lo único que en el fondo buscan es hacernos notar lo necesitados que están de que alguien les atienda, les anime a caminar por el sendero correcto y sobre todo les ayude a vivir bien, es decir a vivir como realmente le corresponde al ser humano, como persona.

Posteado por Marco Alberca 12:50 p. m. 1 comentarios Vínculos a esta publicación  



Machu Picchu, la nueva maravilla del mundo.

“Tengo el orgullo de ser peruano y soy feliz, de haber nacido en esta hermosa tierra del sol”…, así reza parte de la letra de una de las canciones más emblemáticas y populares de mi patria el Perú, hoy tras seguir muy de cerca el evento a través del cual se elegían y declaraban las nuevas siete maravillas del mundo, he podido advertir en carne propia la felicidad y el orgullo de no sólo ser peruano de nacimiento sino también sentirme peruano de corazón.

Y es que reconocer a Machu Picchu, ciudadela Inca, como una de las siete nuevas maravillas del mundo, significa para quienes formamos parte de este hermoso país, ratificar la grandeza de nuestro pasado histórico, significa valorar nuestra riqueza cultural, significa mostrar al mundo que aquí en Perú existe un patrimonio cultural que le pertenece a toda la humanidad, y que como tal debe ser conocido y reconocido en todo el mundo.

Machu Picchu, es la prueba viviente de un pueblo que supo forjarse en base al esfuerzo y coraje de sus pobladores, es mostrar al mundo la majestuosidad y riqueza del Imperio Inca, en fin, es gritar al mundo que aquí en Perú existe mucho por conocer de nuestro pasado, un pasado que por cierto es grandioso. Vengan a constatarlo, les esperamos.

Posteado por Marco Alberca 12:24 a. m. 2 comentarios Vínculos a esta publicación  



A vivir con alegría nos llama el Señor.

¡Cristo ha resucitado!, ¡Cristo vive! Y vive para siempre, esta es la gran noticia, que nos debe animar a vivir de cara a un Dios que no está muerto, todo lo contrario, vive, y vive para nosotros, ha vencido a la muerte y al pecado, para que nosotros pobres criaturas, siempre necesitadas de Dios, volvamos nuestra mirada y nuestro corazón a aquel que lo dio todo por nuestra salvación.

Tenemos suficientes motivos para llenarnos de gozo y alegría, con su muerte Cristo nos ha devuelto nuestra condición de hijos de Dios, Cristo ha pagado con su vida el justo precio de nuestra salvación.

El tiempo de Pascua que se inaugura hoy, nos debe llevar a asumir con alegría profunda nuestra condición de hijos de Dios, aprovechemos este tiempo de gozo para renovar nuestro compromiso de fe, busquemos a Jesús en nuestros corazones, dejémonos inundar de su amor, que efectivamente este tiempo constituya todo un paso de la oscuridad a la luz, de la muerte a la vida, del pecado a la gracia.

El Señor una vez más nos sale al encuentro para recordarnos que no debemos estar tristes pensando en su muerte, esto es, que no busquemos entre los muertos al que vive, Cristo resucitado nos muestra sus manos y su costado y nos pide que confiemos en Él, quiere que sintamos su presencia y le reconozcamos al igual que los discípulos de Emaús.

Concluyo con el himno del oficio de lectura que nos propone la liturgia de la horas para el tiempo de Pascua, en el se resume el sentido y valor de este hermosísimo tiempo:

¡Cristo ha resucitado!

¡Resucitemos con él!

¡Aleluya, aleluya!

Muerte y Vida lucharon,

y la muerte fue vencida.

¡Aleluya, aleluya!

Es el grano que muere

para el triunfo de la espiga.

¡Aleluya, aleluya! Cristo es nuestra esperanza

nuestra paz y nuestra vida.

¡Aleluya, aleluya!

Vivamos vida nueva,

el bautismo es nuestra Pascua.

¡Aleluya, aleluya!

¡Cristo ha resucitado!

¡Resucitemos con él!

¡Aleluya, aleluya! Amén.

Posteado por Marco Alberca 1:33 a. m. 0 comentarios Vínculos a esta publicación  



Libertad con resposabilidad

Libertad, es una palabra que todos creemos entender, pero que sin embargo la utilizamos mal, digo esto, por el simple hecho de que cada quien la ve y la asume desde su particular modo de ver la vida.

La verdadera libertad va acompañada siempre de responsabilidad, frente a cada una de las acciones que decido realizar, soy responsable de las consecuencias que trae consigo mi decisión.

La libertad entendida como la facultad de autodeterminación en busca del sumo bien, nos debe llevar a tener presente que la verdadera libertad requiere elegir inteligentemente, esto es, la mejor libertad es la que siempre reconoce y elige el bien.

Por lo tanto “Elegir el mal es un error de la inteligencia o de la voluntad. Manifiesta que hay libertad pero una libertad defectuosa, capaz de equivocarse. Precisamente del mal hay que librarse. ("Líbranos del mal").

A vivir en libertad nos ha llamado el Señor, de eso se trata de poner los medios para que nuestro actuar sea autentico, verdadero y cada vez más transparente, sólo así seremos realmente libres.

Posteado por Marco Alberca 12:41 a. m. 2 comentarios Vínculos a esta publicación  



Una universidad para toda la vida...

En un mundo tan cambiante y competitivo como el que estamos viviendo, resulta importante que la educación superior, encargada de formar a los futuros profesionales, asuma el verdadero rol que le corresponde.

Se puede decir que es la Universidad, tanto pública como privada, la llamada a propiciar un cambio de paradigma en lo que a preparación para la vida se refiere. La formación continua o de por vida, resulta ser hoy una necesidad impostergable. Y es que actualmente “no basta con formar personas sólo para atender las necesidades inmediatas de las empresas, pues sus conocimientos pronto quedarían obsoletos”, (Jordi Planas, académico de la Universidad Autónoma de Barcelona.)

Resulta evidente el hecho de que las universidades deben esforzarse por ayudar a sus futuros egresados, no sólo a prepararse para asumir los retos de los primeros años de su vida profesional, si no por el contrario los egresados de las universidades, deben concluir sus carreras sintiéndose preparados para asumir con responsabilidad ética los retos que su vida profesional les exija en el día a día. De allí que no basta con preparar las mentes de los futuros responsables de la dirección de la sociedad, es necesario, atender en ellos, también aquel aspecto espiritual, muy humano por cierto, que hoy más que nunca exige ser atendido.

Al respecto, considero que la universidad “San Martín de Porres”, no es ajena a esta necesidad de cambio, todo lo contrario, es notoria la preocupación que siente esta institución por brindar a sus jóvenes estudiantes una verdadera educación, la cual perdure y sobre todo les ayude para toda la vida.

Es así que desde hace un año viene ofreciendo a la juventud chiclayana la posibilidad de generar una formación acorde a sus necesidades y expectativas, sabe y es consciente que no se trata tan sólo de colmar a sus alumnos de conocimientos, sino que por el contrario se encuentra abocada a formar personas para que mañana más tarde asuman con autenticidad y transparencia los retos que toda sociedad moderna exige.

Desde mi espacio felicito a las autoridades de esta casa de estudios por el esfuerzo y sobretodo por el entusiasmo y seriedad con que vienen desarrollando su trabajo en pos de ofrecer a los jóvenes de Lima y Chiclayo; más adelante estoy seguro, de todos los sectores del Perú, una verdadera educación para la vida.

Posteado por Marco Alberca 11:37 p. m. 3 comentarios Vínculos a esta publicación  



Formar a los padres para educar a los hijos.

Antes los padres educaban por intuición, sin embargo, hoy ya no es suficiente y sobretodo peligroso, porque la familia y el ambiente han evolucionado.

Esto nos lleva a aprender muchas cosas, para poder llevar con eficacia la tarea que nos ha sido asignada.

Hoy educar es diferente, es un ARTE, donde no hay reglas fijas.

Educar es una ciencia, por lo tanto debemos prepararnos para hacerlo bien.

No estudiamos para ser padres, por eso hay que formarnos para saber educar.

Posteado por Marco Alberca 10:47 a. m. 0 comentarios Vínculos a esta publicación  



¿SEMANA SANTA?...

Una vez más la vida, nos lleva a contemplar dentro del contexto de la Semana Santa, el valor y sentido de la Pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

Una vez más nuestra fe nos invita a reflexionar en torno a este misterio tan grande, en el que Dios Padre, nos ofrece a su propio Hijo para de esta forma alcanzarnos la salvación.

Una vez más, se nos presenta la posibilidad de hacer un alto en nuestra vida para con verdadero sentido de oración, interiorizar y llegar comprender el inmenso sacrificio de Cristo, sacrificio por el cual para redimirnos, Él pagó con su vida nuestra salvación.

Sin embargo, una vez más está hermosa posibilidad, se diluye, en medio de un mundo que cada vez se niega a detenerse a contemplar los dolores de aquel, que lo dio todo por nosotros.

La Semana Santa” es considerada Santa, casualmente porque en ella Cristo se ofrece por nosotros, no es Santa porque, en ella tengamos la oportunidad de irnos de paseo, no asistamos a clases o simplemente no asistamos a trabajar, pienso que estamos perdiendo el sentido de estos días.

Intentemos retomar el camino, intentemos darnos el espacio necesario que nos permita reiniciar nuestro dialogo con Dios, no nos dejemos ganar por la apatía frente a las cosas de Dios, el ser humano es un ser necesitado de Dios, sólo en Él su vida cobra sentido, no dejemos que la indiferencia y el egoísmo nos aleje de la verdad.

Estamos a tiempo, de replantear nuestra vida, aún podemos darnos la oportunidad de resucitar con Jesús a una nueva vida. No la dejemos pasar.

Posteado por Marco Alberca 10:43 a. m. 0 comentarios Vínculos a esta publicación  



La vida «no debe negarse a nadie»

La vida, regalo maravilloso de Dios, nos ha sido dada para cuidarla, no para destruirla, por lo tanto debemos esforzarnos por defenderla de cualquier intento inhumano que busque disponer de ella.

A este proposito me parece oportuno mostrar el mensaje del Santo Padre al celebrarse en Italia "La Jornada por la vida".

Dios quiera que poco a poco vayamos logrando entender que la vida es de Dios, no es nuestra, que nuestra misión en este mundo es ser colaboradores de Dios, no destructores de su obra.

Posteado por Marco Alberca 7:01 a. m.  



Protagonismo de los padres en la educación de sus hijos

Si hay algo que debemos aceptar, con respecto a la educación de los hijos, es el hecho de que son los padres los primeros y principales educadores de sus hijos. es necesario llegar a internalizar el hecho de que la familia es el ambito del desarrollo más profundo de la persona, por tanto, es en ella donde los hijos aprenden a vivir y sobre todo a hacer frente a cada una de las circunstancias que la vida misma les depara. en consecuencia, que mejor que la autoridad de los padres para guiar el proceso de desarrollo de los hijos.

Lamentablemente muchos padres no asumen el protagonismo de la educación de sus hijos por considerar que es la escuela quien debe cumplir con esa tarea. De esta forma se acaba por eludir la responsabilidad directa que como padres deben realizar, esto es, esforzarse porque los hijos aprendan a partir del testimmonio de sus vidas, el valor del amor sincero y fiel, el valor de la justicia, la honradez, el valor de la amistad , el respeto, el verdadero sentido de la libertad, y sobretodo lograr que los hijos aprendan a amar y respetar la vida por ser regalo de Dios.


Posteado por Marco Alberca 8:10 p. m. 1 comentarios Vínculos a esta publicación  



El valor de la Amistad.

Recordaba hace unos días la letra de una canción de juventud que más o menos decía así: “Si una buena amistad tienes tú, alaba a Dios pues la amistad es un bien, ser amigo es hacer al amigo todo el bien, que bueno es saber amar… la amistad viene de Dios y a Dios debe volver que bueno es saber amar”.

Me interese por el significado de la palabra amistad y encontré lo siguiente, proviene del latín amicus; amigo, que posiblemente se derivó de amore; amar. Aunque se dice también que amigo proviene del griego a; sin y ego; yo, entonces amigo significaría "sin mi yo", con lo cual se considera a un amigo como al otro yo, es una relación afectiva entre dos personas.

Esto sin duda me hizo caer en la cuenta de lo valiosa que es la amistad en nuestra vida, si la vivimos con transparencia, y es que, todos necesitamos de un amigo, es más, si nos ponemos a revisar hallaremos que a lo largo de nuestra vida, siempre hemos contado con la presencia de un amigo o amiga que nos apoyó, nos animó, que influyó decididamente, es decir fue muy importante para nosotros.

De lo que se trata es de otorgarle el valor que se merece la amistad, de no hacer uso egoísta del amigo, de darle un sentido cristiano y de saber corresponder al amor de quienes nos estiman y se preocupan por nosotros.

No olvidemos que la amistad bien vivida, nos ayuda a crecer y a ser mejores. “La amistad verdadera según Camus, se muestra en un hombre cuyo amigo había sido encarcelado y que todas las noches se acostaba en el suelo de su habitación para no gozar de una comodidad que se había quitado a aquel a quien amaba”.

concluyo con parte de una oración que encontré a propósito de la amistad:

Señor:
Protege nuestra amistad.
Hazla cordial en el trato,

Sincera y fiel en la entrega.
Haya siempre entre nosotros
Confianza total, intimidad plena.
Jamás el temor ni la duda.
Un solo corazón que comprende y ayuda.
Amigos de verdad y de todas las horas.
Santa María de la amistad limpia,
Llévanos a Jesús, unidos en el amor.
Amén. (F. G.S.)

Posteado por Marco Alberca 4:58 p. m. 1 comentarios Vínculos a esta publicación  



«No temas; solamente ten fe».

Verdaderamente son muchos los temores que nos suelen acompañar a lo largo de la vida, y es que a pesar de llamarnos cristianos, más son nuestros miedos, dudas y desconfianzas las que priman en nuestra vida, y como es lógico esto nos impide vivir a plenitud nuestro compromiso cristiano.

Vivir la fe implica por sobretodo confianza, adhesión a la palabra de alguien que sabemos ni se engaña ni nos engaña, este es el caso de Jairo, un hombre que tal vez no conoce mucho a Jesús, pero que sin embargo confía y se deja conducir, pone en las manos de Dios sus temores y sus angustias, incluso su dolor.

Eso es lo único que nos pide Dios, que al igual que Jairo, pongamos en sus manos de Padre todo nuestro ser, dejemos que El, haga con nuestra vida, lo que el mejor que nadie sabe que es mejor para cada uno de nosotros.

Posteado por Marco Alberca 11:23 p. m. 2 comentarios Vínculos a esta publicación  



¿Qué nos pasa?

Cada día me convenzo de que nos estamos dejando ganar por el ruido, el desinterés y la monotonía, a tal punto que no nos damos el tiempo ni el espacio para pensar, para reflexionar en torno a nosotros mismos, caminamos por la vida pensando en que tan sólo es necesario vivir el momento y lo más triste, vivirlo de forma muy acelerada.

De un tiempo a esta parte como que la vida se va tornando cada vez más agitada y por consiguiente menos valorada, todo nos parece vacío, intrascendente y claro de esa manera la vida, nuestra vida pierde en muchas ocasiones su verdadero valor y sentido.

No acabamos de entender que la vida para ser vivida en toda su dimensión debe ser entendida y atendida, para ello hay que cederle su verdadero espacio, si la vida no es nuestra, si la vida me ha sido confiada para que la cuide, debo entonces, tratar de encontrar a aquel que me la ha procurado, para junto a El, llegar a comprender el valor y sentido que debe alcanzar mi existencia, sólo así, esta mi vida alcanzará su indiscutible valía.

Posteado por Marco Alberca 6:11 a. m. 2 comentarios Vínculos a esta publicación  



“Vivir del Amor de Dios”

“San Agustín nos dice: «Ama y haz lo que quieras». ¿Lo hemos entendido bien, o todavía la obsesión por aquello que es secundario ahoga el amor que hay que poner en todo lo que hacemos? Trabajar, perdonar, corregir, ir a misa los domingos, cuidar a los enfermos, cumplir los mandamientos..., ¿lo hacemos porque toca o por amor de Dios?”. Ayer, después de leer este texto, he sentido la necesidad de revisar a fondo mí vivir de creyente, y es que encuentro que muchas de las veces, las acciones que realizo, las cumplo simplemente porque así está establecido, más no por amor a Dios, y claro de esa forma todo lo que hago pierde su valor, pierde trascendencia.


Cuanta razón guardan las palabras de San Pablo cuando en su carta a los Corintios nos dice: “Ya podría yo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles; si no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o unos platillos que aturden. Ya podría tener el don de profecía y conocer todos los secretos y todo el saber, podría tener fe como para mover montañas”… ; si no tengo amor, no soy nada. Podría repartir en limosnas todo lo que tengo y aun dejarme quemar vivo; si no tengo amor, de nada me sirve. ..

Es verdad puedo realizar muchas cosas, pero todo finalmente termina cayendo en el vacío, en la rutina y claro todo, termina por cansarnos y como es de esperar se acaba la ilusión se acaba el compromiso, se pierde hasta la fe.

Que distinto se vuelve todo cuando es el Amor, el verdadero Amor, aquel amor que ennoblece, que viene de Dios, nos transforma, y nos mueve a actuar. Todo cambia y cobra nuevo sentido, la vida se ve desde otra perspectiva. No olvidemos que sólo aquel que se nutre del amor que nace de Dios…es paciente, afable; no tiene envidia; no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita; no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites. El amor no pasa nunca.

Posteado por Marco Alberca 9:43 a. m. 0 comentarios Vínculos a esta publicación  



¡Feliz año nuevo 2007!

Un nuevo año se inicia para todos, y con el nuevas expectativas, nuevos proyectos, nuevas ilusiones y nuevos deseos de que este año sea mejor del que acaba de concluir.

Con todo, pienso que debemos dar gracias a Dios por todo lo que nos dio y nos dejó este año 2006, un sinnumero de vivencias y experiencias que han marcado nuestra vida y que por encima de todo nos han enseñado a vivir.

Despues de evaluar lo positivo y lo negativo de este año que ha terminado, resulta oportuno el que nos demos el espacio para reflexionar en torno a todo lo que hemos hecho o hemos dejado de hacer, recordemos que hemos recibido la vida para hacerla fructificar, y esto sólo lo lograremos teniendo a Dios muy junto a nosotros.

Que en esta navidad, hayamos podido, con la gracia de Dios, nacer a una nueva vida junto a Jesús, que el amor de Dios, tan limpo y puro, nos haya cambiado ese nuestro corazón duro, por un corazón más sensible y atento a todo lo que acontece a nuestro alrededor.

Que esta navidad que durante todo el año la esperamos, no se evapore en un cumulo de regalos materiales, sino que, todo lo contrario, nos permita darnos cuenta que sin Jesús no hay navidad, sin oración, sin vida sacramental, sin apostolado, se pierde el sentido y el valor de la verdadera y autentica navidad.

Que esta y todas las navidades nos demos la oportunidad de buscar a Dios en lo más profundo de nuestro corazón, y que al encontarle sepamos dejarnos ganar por la ternura y el amor de un Dios que siempre termina dejandose ganar por el inmenso amor que nos tiene a cada uno de nosotros.

¡Feliz año 2007!, que Dios padre bueno nos siga bendiciendo con la vida y recordemos que la posibilidad de cambiar el mundo, de hacerlo distinto a lo que es, finalmente está en nuestras manos.

¡Paz, paz, paz!,... en el mundo, en nuestra familia, en nuestro corazón, en el silencio de nuestra oración daria...

Posteado por Marco Alberca 3:12 p. m. 1 comentarios Vínculos a esta publicación