Mi Sitio: Home | Fotos |



UN AMIGO, UN PADRE, UN SACERDOTE DE DIOS…

Quienes le conocimos, siendo aún adolescentes, aprendimos de el a amar a Dios, nos mostró de manera sencilla que Dios nos ama porque es Padre y que es bueno saber corresponder como hijos a ese amor.
Particularmente siempre le vi como el padre bueno, atento, gentil y preocupado que a pesar de la distancia siempre está pendiente de sus hijos. Una llamada, una visita a Chiclayo (Perú) si se podía, una reunión de grupo, siempre había para el un espacio para compartir aquella bonita amistad que el tiempo se encargo de hacerla cada vez más fuerte.
Hoy ya no está, goza del amor de Dios, pero sus amigos e hijos espirituales, que compartimos vivencias, que aprendimos a ver la vida de cara a Dios le seguimos teniendo muy presente.
Se que Dios lo tiene junto a El, se tambien que algún día Dios nos reunirá y podré entonces decirle ¡ gracias por todo, Padre Alfredo!

Posteado por Marco Alberca 4:44 p. m.  

0 Comments:

Post a Comment