Mi Sitio: Home | Fotos |



Nos hace falta el Amor

“Pon amor donde no hay amor, y sacaras amor.”… cuanta verdad, encierra esta expresión, si tan sólo le pusiésemos mayor atención al significado de la palabra AMOR, o lo que es mejor, si en algún momento nos diéramos el espacio y el tiempo suficiente para meditar el verdadero sentido de esta palabra, comprenderíamos lo que san Juan de la Cruz trata de decirnos.

Amor significa siempre donación, sin embargo el hombre parece que día a día va olvidando el sentido de la donación.

Amar quiere decir buscar el bien de los que caminan junto a mi, sean cercanos o no, sin embargo, todo parece indicar que el hombre tan sólo se busca a si mismo.

¿Qué nos está pasando?, nos estamos volviendo indiferentes con nuestro prójimo, con aquel que al igual que cada uno de nosotros, es persona y que como persona necesita ser atendida, entendida y respetada.

Si hay algo que nos hace distintos a los seres humanos, es nuestra capacidad de darnos cuenta de lo que hacemos, el sabernos necesitados de afecto, nos debería llevar a pensar que así como reclamamos en lo personal, cuidado, aprecio, bienestar, así también quienes caminan junto a nosotros, necesitan ser bien tratados, porque también son personas,

Al leer uno de los libros del padre Juan Luis Lorda, me encontraba con este texto que me parece oportuno y sobretodo clarifica lo que estoy diciendo: “por el hecho de que una persona esté a nuestro mando o a nuestro servicio, no deja de ser persona, no deja de tener dignidad. No pierde el título por el que tenemos que tratarla con respeto. No es un motivo para gritar, maltratar o humillar. Hay que tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran. Es muy práctico ponerse en su lugar:”

Efectivamente, de lo que se trata es de aprender a tratar a los demás como nos gustaría que nos traten, Jesucristo nos marcó el camino, lamentablemente parece ser que lo hemos olvidado o lo que es más triste aún, parece ser que aquella hermosa sentencia: “Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo” ha sido reemplazada por un “ámate, búscate tan sólo a ti, y olvida a tu prójimo si te quieres a ti mismo”.

Es triste pensar que el hombre, ser creado por amor y para amar, no se de a si mismo la posibilidad de reordenar su vida y pensar que la mejor manera de vivir la vida es a partir del descubrimiento interior de que hay un Dios que me ama, sin yo merecerlo, y que ese amor que me llena y me colma, me debe llevar a brindar amor a todo aquel que me rodea.

Intentemos despojarnos de nuestros egoísmos, llenémonos del amor de Dios que ennoblece y nos hace capaces de hacer cosas sobrenaturales, y salgamos al igual que el buen samaritano hacia el encuentro de nuestro prójimo, que por ser el más próximo requiere de la ayuda de cada uno de nosotros, sólo en esa medida demostraremos que el amor que le tenemos a Dios a quien no vemos, se ve reflejado en las personas, a quienes si vemos y tratamos pues compartimos con ellas cada día.

Posteado por Marco Alberca 8:44 a. m.  

4 Comments:

  1. Sandra Becerril said...
    Sí, es triste, y creo que ya no valoramos ese sentimiento como deberíamos hacerlo... me gustó mucho entrar aquí

    saludos
    Jose Menchon said...
    Muy bueno. Totalmente de acuerdo.

    saludos
    Sandra Becerril said...
    gracias por pasar... prometo hacerlo más seguido

    besos
    Anónimo said...
    Será que el amor es una farza?
    http://blogs.ya.com/natarigoris/200609.htm#33

    Lidia

Post a Comment