Mi Sitio: Home | Fotos |



¿Cómo educamos?

¿Por qué? es que nos resulta tan difícil, ponernos de acuerdo en lo que respecta a la forma de educar a nuestros alumnos, ¿por qué? es que frente a un tema tan importante como es la educación de niños y jóvenes, nos asusta el asumir que más allá de instruir, estamos llamados a formar para la vida.

Todo parece indicar que seguimos apostando por la instrucción, por la preparación técnica, por asegurarle al alumno un futuro inmediato que le permita ser lo que el quiere ser, sin embargo, aquello que él aspira llegar a ser, precisa ser encaminado, y para lograrlo, necesita en primer lugar a sus padres en casa, para que le animen le escuchen le orienten y por supuesto le eduquen con el testimonio.

Pero por otro lado necesita también que en la escuela donde el asiste, los maestros, sus maestros, sean realmente quienes le ayuden a crecer, le animen, le atiendan, le escuchen, para ello, el maestro tiene que despojarse de esa idea errónea de que no es bueno brindar mucha confianza a los alumnos porque terminan subiéndose a la cabeza, es triste pensar que algunos maestros manejemos aún este tipo de pensamiento.

Cuan importante es ceder un espacio de nuestro tiempo de trabajo, a la escucha de nuestros alumnos, a veces nos pasamos casi todo el año hablándoles de una serie de cosas que en definitiva ellos pueden llegar a informarse por si mismos, lo cierto es que la clase se vuelve en último lugar un monólogo, en donde el alumno es el gran ausente, y es que no nos detenemos a pensar que ellos, nuestros alumnos también quieren hablar, más aún, quieren saber, quieren compartir, con nosotros, el como hacer para resolver tal o cual problema.

Lo que el alumno busca es que su maestro, llegue a ser aquella muy cercana persona que le enseñe a amar la vida, a valorarse como ser humano, a ser el mismo y a saber afrontar los problemas que la vida misma le va presentando.

De cómo eduquemos, o tal vez de cómo asumamos nuestra tarea educativa en el aula, depende el como vayamos logrando que niños y jóvenes, aprendan a hallarle un sentido más claro a sus vidas, el profesor siempre será el profesor, nunca perderá su autoridad por el sólo hecho de buscar ser amigo de sus alumnos, su nivel de apertura, su testimonio de vida, su deseo de hacer el bien, serán el mejor medio que tendrá para demostrar a sus alumnos que el es en verdad su maestro

Posteado por Marco Alberca 8:48 p. m.  

0 Comments:

Post a Comment