Mi Sitio: Home | Fotos |



Vivir la Semana Santa de cara a Dios

Para quienes formamos parte de la Iglesia Católica y tratamos de adecuar nuestro vivir al querer de Dios, el tiempo de Cuaresma que acaba de concluir, nos tiene que haber ayudado a tratar de acercarnos más al verdadero sentido de nuestra vocación cristiana: vivir nuestra vida teniendo como centro de ella a Dios.

La liturgia ahora nos encamina a la vivencia de un tiempo fuerte como es la Semana Santa, su nombre lo dice todo, es la Semana más Santa del año, por una razón sencilla, en ella revivimos cada año todo el misterio de la Pasión de Cristo, en lenguaje sencillo , podriamos decir que la Semana Santa nos da la oportunidad de descubrir el inmenso amor de Dios que lo da todo por amor a sus Hijos.

La Semana Santa, nos introduce en el camino de la Pasión. Se incia con el domingo de Ramos: Jesús va a Jerusalén para ofrecer su vida por los hombres, sabe que todo se torna dificil para él, pero es su amor tan singular y sublime el que le lleva a olvidarse de si mismo y finalmente ofrecer la vida por el necesitado.

El pueblo le recibe jubiloso, le reconoce como rey, pero lamentablemente ese mismo pueblo luego le abandonará; es curioso pero por un lado el domingo de Ramos denota ¡triunfo!, ¡victoria!, pero al mismo tiempo da inicio a la pasión de Jesucristo y como es lógico acarrea dolor, sufrimiento y muerte.

Siempre me ha impactado esta frase, ¡ Nos amó hasta el extremo...!, porque encierra una verdad ineludible, sólo el que ama de verdad puede ser capaz de darlo todo por la persona amada, que grandeza la de Dios, que Amor tan sublime, tan singular y desinteresado, al punto de ofrecer a su Hijo para que cada uno de nosotros sus hijos nos veamos liberados de las ataduras del pecado.

Transcurren los días y llega el El Jueves Santo , este día enparticular, nos da la oprtunidad de rememorar la Institución de la Eucaristía, Jesús ofrece su cuerpo y sangre por nosotros, lo curioso de todo esto es que no se si lo merecemos, no se si somos dignos de tanto amor, lo cierto es que el Señor, lo ha hecho, ama tanto, que no se detiene a evaluar comportamientos, se deja llevar por su amor de padre y ofrece lo más grande que puede ofrecer, su cuerpo como alimento y su sangre como bebida que fortalecen.

La Eucaristía es por tanto, el gran regalo de Dios a la humanidad, es el gran milagro de Dios a los hombres, es el medio que Dios pone a nuestro alcance para tenerlo siempre en nuestro corazón.

Llegamos al Viernes Santo, Jesús finalmente será clavado en una cruz, y de esa forma nos redimira del pecado, es decir Jesucristo pagará el justo precio por nuestra salvación, ofrecera su vida a cambio de la nuestra, se dejará matar para que nosotros tengamos vida.

"Mirarán al que traspasaron", pienso que deberiamos de contemplar con mayor atención a Jesús en la cruz, para ver si poco apoco nos vamos dando cuenta con mayor atención, todo el inmenso sufrimiento que tuvo, sufrimiento y dolor que no hemos tratado de aliviar, dolor y sufrimiento que no hemos procurado valorar, jesucristo da su vida por toda la humanidad, y sin embargo un gran sector de esta se torna cada vez, más y más indiferente. La indiferencia nos va ganando, al punto de ir perdiendo la sensibilidad de la cruz.
Un Cristo roto, sucio,sangriento, nadie lo quiere. Y sin embargo debo mirarle tal como está, y despues , viendole destrozado, pensar en mis faltas. Jesús resistio la flagelación y todo eso lo hizo por mi: "Me amó y murió por mi".

Resulta doloroso y terrible contemplar la Semana Santa, sin embargo , no podemos quedarnos en ella, debemos salir de ella resucitados junto a Cristo, la Semana Santa debe ayudarnos a comprender que el sacrificio de Cristo trae consigo un triunfo, el de la vida sobre la muerte, el de la gracia sobre el pecado.

¡Cristo Vive!, esta es la gran noticia que nos trae la Pascua, Cristo vive para nosotros, ha trunfado sobre la muerte y el pecado, el gozo que trae consigo está gran noticia debe mover nuestros corazones a vivir con ilusión nuestro amor a Dios, ya no hay motivo para dudar, para pecar, para vivir desanimados, Cristo vive, y su resurrección constutuye el gran regalo a los hombres, es decir volver aDios, recuperar la amistad Divina y nuestro derecho a ser llamados hijos de Dios y que verdaderamente lo seamos.






Posteado por Marco Alberca 11:25 p. m.  

1 Comment:

  1. Clau said...
    al recordar la semana santa venian a mi mente los días de la convivencia de la que participe y empece a recordar lo importante que es recordar la pasión de Cristo, y valorar una vez mas el sacrificio y tanto amor, recordar la mision a la que estamos llamados la de predicar la vida nueva con la resurrección del Señor una vida sin pecado que poco a poco el mundo esta olvidando, recordaba las charlas dadas y leyendo lo que usted escribio comprendia una vez mas que somos Católicos osea Universales...Y TENEMOS QUE DAR A CONOCER AL MUNDO la grandeza de mi JESUS!

Post a Comment