Mi Sitio: Home | Fotos |



Los Valores…, cuan necesarios son en nuestra vida

Hace unos días, leía un artículo, cuyo título me ha parecido muy importante Gobierno alemán se une a la Iglesia en esfuerzo por sembrar valores en educación”.

Resulta gratificante, en medio de toda esta especie de noche oscura, en la que parece haber caído la humanidad, poder encontrar artículos como este que te llevan a pensar que no todo es negativo, que no todo está perdido, que aún hay esperanza de que el hombre se de cuenta de que debe pensar en si mismo para poder encontrase consigo mismo.

Hoy más que nunca este nuestro mundo necesita dirigir su mirada a los valores, a aquellos valores que ayuden a las personas a ser cada vez más personas, necesitamos reordenar el mundo, y que mejor que a partir de valores que nos permitan lograr mejores perspectivas de vida.

La educación de los niños exige todo un proceso de acompañamiento, es decir, no podemos esperar que ellos por si solos vayan descubriendo el mundo, necesitan de personas que les ayuden a comprender, a vivir y a ser verdaderamente felices, es aquí donde padres y maestros, jugamos un papel importantísimo, nuestra misión es ayudar al niño a reconocer que su vida es un regalo de Dios y por lo tanto debe de cuidarla, hay que enseñar al niño, que no está solo en el mundo, al contrario tiene la necesidad de compartir su vida con otras personas como el, por lo tanto está llamado a convivir y respetar a sus semejantes, necesitamos que el niño llegue a descubrir que su vida y la vida de los demás es valiosa, pero por sobre todo necesitamos que quienes tenemos la misión de educar, tomemos conciencia de este hecho, digo esto, porque se está queriendo negar la responsabilidad que tienen los padres de educar a sus hijos, ¿para que entonces ser padre?, ¿para qué traer hijos al mundo?, ¿para verlos perderse, en medio de un universo cada vez más deshumanizado?.

Es claro que la misión de ser padre, no se reduce a traer hijos al mundo, la misión el padre es la de ser testigo para sus hijos, esto es, mostrar a partir de su propia vida que hay motivos suficientes para ser feliz, a este propósito considero conveniente traer a colación las palabras de nuestro santo Padre, Benedicto XVI al referirse a la familia y a la comunidad cristiana: La figura del testigo es central en la obra educativa, y especialmente en la educación en la fe, que es la cumbre de la formación de la persona y su horizonte más adecuado: se convierte en punto de referencia precisamente en la medida en que sabe dar razón de la esperanza que fundamenta su vida (Cf. 1 Pedro 3,15), en la medida en que está involucrado personalmente con la verdad que propone. El testigo, por otra parte, no se señala a sí mismo, sino que señala hacia algo, o mejor, hacia Alguien más grande que él, con el que se ha encontrado y de quien ha experimentado una bondad confiable. De este modo, todo educador y testigo encuentra su modelo insuperable en Jesucristo, el gran testigo del Padre, que no decía nada por sí mismo, sino que hablaba tal y como el Padre le había enseñado (Cf. Juan 8, 28).”

Las familias serán verdaderamente familias, si se brindan adecuados espacios de atención, si los padres asumen con ilusión la tarea de guiar y acompañar a sus hijos, si los hijos se dejan conducir por sus padres y si la sociedad en la que nos ha tocado vivir toma real conciencia de la necesidad de apoyar verdaderamente a la familia, toda vez que necesita de ella para poder subsistir.

Tomemos conciencia, como parece ser que el gobierno alemán lo está haciendo al considerar necesario incorporar “los Valores” dentro del proceso educativo. Dios quiera que esta iniciativa sea imitada por otros países, necesitamos lograr salir de esta despersonalización que hoy por hoy envuelve al mundo.

Tenemos que llegar a entender que solo a partir de nuestro esfuerzo y testimonio de vida diario podremos lograr que nuestros hijos crezcan como personas, el mejor camino es procurando que los valores religiosos y sociales sean verdaderamente asumidos por los niños de hoy y adultos del mañana,

Posteado por Marco Alberca 7:46 a. m.  

3 Comments:

  1. Ailyn said...
    Hola, esta muy interesante tu blog, y ya lo hemos añadido al Directorio de Blogs Católicos.
    Muchos saludos
    Colectivo Luis Lavirgen said...
    Muy bien tu amor y sencillez.
    Los valores como tú les llamas, siguiendo los términos de modernas pedagogías y psicologías, los podemos mirar como una gracia del Cielo. Nada podemos sin El, la pedagogía, incluso católica, nada puede sin El.
    Y siempre teniendo a los Dos unidos en nuestra conciencia, a Jesús y a su Madre.
    Te invito a mi vez a mi blog:
    www.tanantiguaytannueva.globspot.com.
    Saludos y mucho ánimo.
    Aeronauta said...
    Saludos, desde Chile. Por ahora sólo de paso adevolverte la visita :)

    Tienes cosas simpáticas en el diseño y el contenido promete....

Post a Comment